Poda de cítricos y su impacto en la calidad de los frutos

Poda de cítricos y su impacto en la calidad de los frutos

El cuidado de las plantaciones contra las precariedades del ambiente es fundamental, pero hay otro aspecto a destacar que puede influenciar positivamente en el crecimiento de la planta y sus frutos, por eso la poda de cítricos viene a ser un tema de cuidado para los citricultores.

El corte de las plantas no viene por razones de estética sino más bien por sus beneficios sobre la plantación y sus frutos, ya que pueden afectar directamente el tamaño y su calidad.

En Honduras la naranja que más se comercializa es la Valencia por su proyección industrial, tamaño, sabor y éxito en el mercado. Su árbol es bastante frondoso y aunque no es de un cuidado delicado, vale la pena prestarle atención a los detalles para mejorar los resultados.

Para el cuidado de estas plantaciones siempre se tiene como objetivo el mayor alcance de luz para los frutos, además de eliminar ramas que por su tiempo de gestación muestran signos de agotamiento, lo cual podría derivar en naranjas a mucho menos de su mejor potencial.

Técnicas e intenciones

Es importante destacar que la cantidad de frutos que tenga una planta no es sinónimo de calidad, de hecho, es recomendable llevar un equilibrio en relación al tamaño del arbusto y su producción de naranjas. En la poda de cítricos, se aconseja ir cortando el exceso de ramas propensas a florecer, de esta manera las que quedan podrán proveer mejores frutas.

La poda de cítricos es beneficiosa a su vez para la salud de la planta, así se mejora la corriente de aire que llegará a ella, además que recibirá mejor luz en su copa, manteniendo frutos secos y sanos. Como técnica previene las enfermedades y precariedades que pueda sufrir la plantación, como líquenes, algas u hongos.

Además de la mejora en la calidad de las naranjas, también representan un plus en la producción del cultivo. Muchos sembradíos se podan a manera de mantener el cultivo como arbustos, mostrando resultados positivos en cuanto a la eficiencia de la cosecha. Ahora el citricultor no tiene que ir por el campo, subiendo y bajando escaleras para recoger los frutos. Otra de sus ventajas es la reducción de la maleza.

El cuidado del cultivo es un factor decisivo para la industria, que siempre busca los mejores resultados entre una gran producción, pero que mantenga estándares de excelencia en el mercado.

0 comentarios