impacto ambiental de la naranja

La naranja y sus virtudes para el medio ambiente

Actualmente está bien visto que las empresas se mantengan amigables con el medio ambiente. Es una conducta que refleja una actitud positiva en ellas y la gran mayoría ha dedicado recursos para encontrar nuevas formas de que sus producciones sean consecuentes con el planeta.

Esta idea se refuerza aún más cuando hablamos de agricultura. La citricultura por su parte de a poco avanza a la aplicación de métodos más orgánicos para los cultivos y como una especie de suerte su principal benefactor es el mejor contribuyente al ecosistema: La naranja.

 Saludable para el ecosistema

El impacto ambiental de la naranja sobre el ecosistema resulta ser bastante beneficioso. Su cáscara no es comestible, es desechada todo el tiempo en la mesa y en las fábricas, pero este puede ser un residuo que contribuye con el cuidado de la tierra. Pocos imaginan la cantidad de beneficios que aporta.

Un ejemplo de ello es que las cáscaras de la naranja pueden convertirse en fuentes de energía renovable, sustitutas del petróleo en la creación de otros productos derivados del combustible tales como el plástico. Las cáscaras del fruto tienen un alto contenido de celulosa que puede resultar en un nuevo tipo de plástico.

La piel de la naranja no sólo funciona como un posible plástico, sus propiedades pueden ser usadas para hacer biocombustible, la fermentación de la misma puede arrojar ese resultado, para algunos puede sonar exagerado, pero a largo plazo puede ser el sustituto más adecuado. La Universidad Central de Florida asegura que con sólo las naranjas que se producen ese estado se pueden generar 800 millones de litros de etanol.

El impacto de la naranja ambiental de la naranja es significativo, más de lo que se puede llegar a pensar. Sus componentes lo hacen un material ideal, tanto así que sin siquiera tratarlas puede resultar beneficiosa. La descontaminación de los ríos es un tema en el que el fruto puede aportar algo, las cáscaras de la naranja por su composición son capaces de absorber agentes nocivos para el agua.

Es sencillísimo obtenerlas, los productores y agricultores lidian con ellas todos los días, así que no hay necesidad de deshacerse de ellas del todo. Un poco de información puede cambiar la perspectiva. El impacto ambiental de la naranja es muy positivo y no requiere de grandes costos para llevarlo a cabo.

4.8 (96%) 5 votes
0 comentarios